Jardín Botánico Lankester en Costa Rica

Compartir:

La historia del Jardín Botánico Lankester se remonta a la década de 1940 cuando el naturalista británico Charles H. Lankester se interesó en el cultivo y estudio de las plantas epífitas de Costa Rica.  Como botánico aficionado colaboró con los más destacados orquideólogos de la época y dedicó su vida a la creación de un jardín privado en su finca. Después de su muerte la importancia de preservar su jardín fue evidente. A través de los esfuerzos conjuntos de la American Orchid Society y de la Stanley Smith Horticultural Trust, el jardín de” don Carlos” fue donado a la Universidad de Costa Rica el 2 de marzo de 1973 con el compromiso de transformarlo en un jardín botánico.  Con dedicación y mucho esfuerzo el Jardín Botánico Lankester ha llegado a convertirse en una de las instituciones botánicas más activas e importantes del Neotrópico.

Colecciones

Reconocido internacionalmente por sus notables colecciones de epífitas, el Jardín Botánico Lankester se estableció en 1973 como un centro para la exhibición, la conservación y la investigación de plantas epífitas tropicales, con énfasis en orquídeas.  En  11 hectáreas, las colecciones en campo, colecciones en invernaderos y bosques secundarios del Jardín albergan más de 3000 especies de plantas.

Las colecciones de plantas en invernaderos provienen principalmente de expediciones botánicas, donaciones e intercambio con instituciones botánicas de todo el mundo. La mayoría de las plantas con datos confiables de procedencia son herborizadas y su información asociada se incluye en un inventario y  en una base de datos.  A partir de ellas también se originan otras colecciones de referencia como flores en líquido, tejidos deshidratados para análisis de material genético, semillas, polinarios y otros que las convierten en un recurso  esencial para los investigadores del Jardín y de otras instituciones que trabajan en proyectos conjuntos.

Orquídeas

La familia Orchidaceae es la más grande del reino vegetal, con aproximadamente 800 géneros y 28000 especies distribuidas en todos los continentes. En el Jardín se cultivan más de 15 000 especimenes científicamente documentados de cerca de 1000 especies, la mayoría nativas de Mesoamérica.

Orquídeas nativas

En Costa Rica crecen cerca de 1400 especies de orquídeas, 20% de las cuales son endémicas (no viven en ninguna otra parte del planeta). Los grupos con mayor cantidad de especies son Epidendrum, Maxillaria y los géneros afines de pequeñas plantas como Lepanthes, Pleurothallis y Stelis. El país también es mundialmente conocido por ser el hogar de la “Guaria de Turrialba” (Cattleya dowiana), una de las plantas con las flores más bellas del mundo y de la “Guaria Morada” (Guarianthe skinneri), la flor nacional de Costa Rica. En el Jardín se cultiva más de la mitad de las especies nativas del país, con una colección que supera los 12,000 especimenes. La colección de orquídeas miniaturas es una de las más grandes y renombradas del mundo.

Orquídeas exóticas

La rica colección de orquídeas exóticas del Jardín es el resultado de intercambios con otras instituciones botánicas y coleccionistas privados.  El Jardín posee más de 3 000 plantas científicamente documentadas que se han adaptado muy bien a las frescas y húmedas condiciones climáticas de la zona Este del Valle Central de Costa Rica. La mayoría de los especimenes son nativos de Sudamérica y del sudeste de Asia. Son particularmente notables las colecciones de los géneros Cattleya, Coelogyne, Dendrobium, Miltoniopsis y Vanda. Entre las muchas curiosidades, en el Jardín se cultivan grandes especimenes de Grammatophyllum speciosum, la orquídea más grande del mundo.

Orquídeas miniaturas

Las plantas de tamaño diminuto son comunes en la familia de las orquídeas. La colección de orquídeas miniaturas del Jardín incluye más de 2 000 especimenes. Entre ellos destacan plantas de más de 100 especies del género Lepanthes y una colección completa de las especies nativas de los géneros Dracula y Masdevallia, decenas de especies de Pleurothallis, Stelis y Trichosalpinx, así como una vasta colección de especies de los grupos Zygopetalinae y Oncidiinae.

Helechos

Uno de los proyectos más recientes del Jardín Botánico Lankester es la colección de helechos, uno de los grupos de plantas más antiguos del mundo pues aparecieron hace unos 360 millones de años. En la colección destaca una gran variedad de helechos arborescentes que se cultivan con fines paisajísticos, científicos  y de conservación.

Bromelias

Las bromelias son uno de los grupos de plantas mejor adaptados a las condiciones climáticas del Jardín. La mayoría de los miembros de esta familia se reconocen fácilmente por la disposición de sus hojas en roseta y por el gran colorido de sus inflorescencias lo que les confiere un gran valor ornamental. El miembro más conocido de esta familia es la piña. En el Jardín es frecuente observar árboles cubiertos por bromelias del género Tillandsia así como especies normalmente epífitas que crecen también en el suelo.  En Costa Rica existen aproximadamente 200 especies nativas de bromelias.

Palmas

La palmas y palmeras son consideradas un símbolo de los trópicos. Son una importante fuente de alimento, aceite, fibras y materiales para construcción. El Jardín posee una colección de palmeras grandes de diversos orígenes y una colección de palmas de sotobosque, en su mayoría nativas que crecen en las partes más sombreadas del bosque secundario. El visitante puede observar especies como el pejibaye (Bactris gasipaes) muy apreciada por sus frutos comestibles y plantas de gran valor ornamental del género Chamaedorea.

Bosque

El bosque secundario premontano existente en el Jardín representa una de las pocas áreas recuperadas en la zona urbana del Valle Central de Costa Rica. En 1973, año de inauguración del Jardín, la mayor parte de los terrenos eran zonas de pastoreo y de cultivo abandonados. La sucesión natural recibió auxilio humano mediante el cultivo de especies nativas e introducidas muy variadas. Con una extensión de aproximadamente seis hectáreas, el visitante puede encontrar especies nativas adaptadas al bosque secundario, especies de árboles de zonas más bajas y húmedas del país, plantas ornamentales terrestres, numerosas epífitas y aráceas trepadoras. El bosque secundario es también el hogar de gran cantidad de especies de aves, pequeños mamíferos, reptiles e insectos.

Cactus

Los cactus y suculentas son plantas con la capacidad de vivir durante cierto período sin agua y a altas temperaturas. En Costa Rica, crecen principalmente en el bosque tropical seco (al noroeste del país) aunque hay especies epífitas que crecen en bosques húmedos. La colección del Jardín está ubicada en un área recientemente acondicionada gracias al patrocinio de la familia Alonso Guzmán. En esta zona el visitante podrá observar plantas de diversas familias (cactus, agaves, crasuláceas, euforbiáceas y liliáceas) con adaptaciones para minimizar la pérdida de agua.

Heliconias

Las heliconias se ubican entre las especies tropicales más populares en cultivo como plantas ornamentales. Su aspecto es similar al de las musáceas y sus flores de vivos colores son polinizadas por colibríes mientras que otras especies de aves dispersan sus frutos y semillas. El Jardín posee una colección de más de 100 especies de heliconias nativas y exóticas que crecen junto a especies afines como aves del paraíso, marantáceas, musáceas, gingers y costus.

Jardín Japonés

Desde hace miles de años, diversos pueblos, sobre todo asiáticos, han utilizado bambúes como fuente de materiales para cientos de usos y alimentación. Como plantas ornamentales su valor es cada día más apreciado.

En el Jardín los visitantes podrán disfrutar de una de las colecciones más importantes de bambúes del país y también de un exquisito jardín japonés, inaugurado recientemente, el cual se construyó gracias a una donación del pueblo de Japón y a la ayuda de expertos japoneses quienes realizaron los diseños y supervisaron su construcción.

Scroll to top